Buscar

Traducir

lunes, 27 de julio de 2020

Código Imperial Civil y General de Derecho Céltico

CLIC AQUÍ PARA LEER/DESCARGAR.

El siguiente libro es otra obra jurídica fundamental para mi querida micronación, CELTIC. Se trata del Código Imperial Civil y General de Derecho; el mismo consta de quinientos cincuenta y seis artículos, escritos con treinta y siete mil trescientos noventa y un palabras, dispuestas en sesenta y nueve páginas, de interlineado simple.
Se trata de un compilado de normas civiles y penales fundamentales en la Confederación, que hace años que se vienen gestando y finalmente ahora han sido por primera vez, compiladas. Sin embargo, el Código dista mucho de estar completo, cosa que se lo irá forjando a medida que transcurran los años, culminando algún día en el futuro con un verdadero Código Imperial de Derecho Céltico, análogo a lo que sería el Código de Derecho Canónico, cuyo auténtico y verdadero es en realidad el Cuerpo de Derecho Canónico del año 1500, y no el de 1917 ni mucho menos el de 1983.

lunes, 6 de julio de 2020

Manifiesto Rifista

¡La Derecha unida, jamás será vencida!


-MANIFIESTO RIFISTA-
Lunes 6 de julio de 2020 ADAT.
1441 horas.
Palacio de Cabildo, Celtícpolis, Kastelnia, CELTIC.



Hoy, lunes 6 de julio del año de Nuestro Señor 2020, yo, Nicolás Gonella, publico este manifiesto a favor de la creación de un nuevo movimiento literario, que contribuya en la restauración moral, ética e intelectual de la civilización occidental, cristiana y blanca.
Así pues, en virtud de que desde el martes 11 de noviembre de 2008, hemos fundado junto con nuestro abuelo y predecesor—de feliz memoria—entre otros precursores, a la micronación llamada CELTIC, contribuyendo así con el nuevo micronacionalismo hispano, con su vocación integradora de la Hispanidad, la restauración de nuestra identidad tradicional, basándonos en nuestras raíces europeas—especialmente hispanas e itálicas, pero en definitiva célticas—; y desde el año 2008, dentro del ámbito céltico, hemos forjado un movimiento cultural creciente, incluyendo una Academia Imperial de Letras; y teniendo en cuenta que desde nuestro gobierno céltico, hemos promovido la cultura occidental, cristiana y blanca, honrando las raíces de nuestros ancestros, impulsando el idealismo—y su realismo idealista—así como el clasicismo, el manierismo, el barroco clasicista, el neoclasicismo y el academicismo, procurando un renovado Renacimiento material y espiritual en nuestra civilización; es que hemos decidido impulsar un nuevo movimiento literario, creando desde el año de la Gran Infamia, al Círculo Literario de Gonella; y a partir de allí, es que ha comenzado a surgir una nueva fuerza intelectual, para promover y ahondar no sólo en la denominada “Ilustración Oscura” (el tradicionalismo), sino también en el ideario libertario, minarquista y esencialmente anarcoindividualista y anarcocapitalista; ya que al ser anarcocapitalista y panarquista, eso de ningún modo, le quita a uno mismo su condición de tradicionalista, realista, legitimista e impulsor de la Ilustración Oscura. Al contrario, cuando nos vemos liberados de las cadenas del estatismo y de toda forma de colectivismo, podemos dedicarnos realmente a ahondar en nuestro propio crecimiento individual, sea material, intelectual o espiritual, así como nuestro contacto personal con Dios. Y así entonces, para impulsar estas vetustas y encumbradas ideas de sabiduría ancestral, es que nos vemos obligados a promover este nuevo movimiento literario, para lograr plasmar nuestro ideario y compartirlo con el mundo.
Este flamante movimiento literario, le vengo a denominar pues, como “rifismo”, que es una contracción del término realismo idealista fantástico. Así entonces, son principios fundamentales de nuestro rifismo, los siguientes:
1.     El rifismo es la expresión literaria más fiel del luxismo y como tal, debe defender todos los principios del luxismo, que citamos previamente en este manifiesto y en todos los precedentes.
2.     El rifismo debe ser lo más realista posible en sus historias, procurando que los diálogos entre los personajes sean escritos de tal forma en que se refleje la realidad en la forma de expresarse de cada personaje; esto lo cual, no implica, que la narrativa deba escribirse de forma coloquial. Sólo los diálogos deberán ser escritos de forma coloquial o formal, según se exprese el personaje en cuestión.
3.     El rifismo puede narrarse en primera, segunda o tercera persona; y en caso de ser narrado en primera persona, se procurará narrar de la forma más realista posible, siendo que ese narrador también es un personaje y por ende, la narrativa en ese caso, sería igual a la forma de expresarse de ese personaje.
4.     El rifismo debe ahondar en los detalles físicos y principalmente de personalidad de cada uno de los personajes, especialmente de los protagonistas; y por ese motivo, es que el rifismo siempre estará abierto a continuaciones, preámbulos, spin-off, crossovers, etcétera; pero nunca a reinicios ni refritos, aunque sí a algunas reediciones de corrección.
5.     El rifismo puede y debe tener en la mayoría de los casos un argumento sólido y de un conflicto entre personajes, situaciones y demás; pero el rifismo no es eso; el rifismo es mucho más que eso. El rifismo no necesariamente debe limitarse a narrar una aventura o un episodio de la vida de un personaje; sino que el rifismo es la narración de la vida, y procura responderse “¿tiene la vida sentido?” Yo creo que sí, pero como rifista, estoy obligado a reflejar en mis personajes también, que hay personas que creen que no. Por ende, el rifismo debe ser como la vida misma: para algunos con sentido (y argumento), para otros, no.
6.     El rifismo, en virtud de lo precedente, puede casi siempre tener finales abiertos en sus historias, más allá de que luego, el autor decida nunca realizar ninguna continuación.
7.     El rifismo debe ser, asimismo, detallado en toda la mayor parte de las descripciones posibles.
8.     El rifismo se opone mayormente al romanticismo, rechazándose una narrativa sentimental o parcializada. En la inmensa mayoría de los casos—salvo que sea bajo la dirección de un narrador personaje (primera persona)—el narrador debe ser objetivo, ecuánime e imparcial, sin molestar al lector con sus propios juicios de valor u opiniones personales. Esto no quiere decir que el rifismo no defienda su propia ideología luxista; sino simplemente que el rifismo debe poseer una narrativa objetiva y pulcra.
9.     El rifismo debe reflejar pues, lo máximo posible la realidad individual de los personajes, en el marco del devenir histórico de la humanidad, dentro del universo ficticio en donde se encuentren sumergidos los personajes en cuestión.
10.  El rifismo como movimiento idealista, no debe limitarse a describir la realidad, sino que, en la trama interactiva entre los diversos personajes, se deben impulsar ideales y pensamientos idealistas, especialmente que procuren impulsar el bienestar de la humanidad. En virtud de esto, el rifismo insistirá en la dicotomía entre el bien y el mal, más allá de que los personajes no deben ser “planos”, sino profundos y complejos—aunque no necesariamente todos, ya que, en la vida real, existen personas sencillas—, procurándose de todos modos, entender tanto los motivos del héroe, como del villano.
11.  El rifismo como movimiento a favor de la literatura fantástica, debe impulsar la fantasía sin necesidad de convertirse en realismo mágico, sino promoviendo la ciencia ficción y la fantasía detallada y con el máximo de explicaciones posibles.
12.  El rifismo debe profundizar lo máximo posible—siempre y cuando no sea demasiado engorroso para la trama de la obra—el mundo o universo en el cual se desarrolle la historia ficticia, ya sea describiendo mapas, hechos históricos, mitos y leyendas, o haciendo un uso minucioso de la ejemplificación, para mostrar diferentes puntos de vista de los asuntos, entre los personajes, situaciones, y lugares.
13.  El rifismo usa mayormente la ciencia ficción—o la fantasía, el terror, el realismo común, etcétera—para explicar un universo, con ejemplos—que son los personajes—como excusa para exponer los diversos problemas políticos, económicos y sociales de la humanidad, en la vida real; ya sea en épocas pretéritas, pero especialmente en la época actual. Esto no significa que las tramas rifistas, no puedan ubicarse en cualquier época o universo paralelo, perpendicular u oblicuo.
14.  El rifismo más allá de que muchas historias parezcan escenificarse en el futuro, en realidad, siempre están en el pasado remoto o reciente. Un autor rifista no escribe nunca sobre el futuro, porque no nos consideramos adivinos; la única excepción a esto, son las profecías que puedan aparecer en las tramas; profecías que, la mayoría de las cuales, deben ser autocumplidas.
Esos son pues, los catorce principios generales del rifismo. Faltaría únicamente hacer notar a continuación, asuntos personales de mis obras, como que, por ejemplo, en la galaxia de la Mermelada (uno de mis universos ficcionales), existen ochenta y ocho grandes clanes arios dominantes, que gobiernan en un sistema feudal. Eso es un ejemplo claro, de qué es el rifismo.
Además, debo destacar que en mi literatura a mí me gusta mucho usar el adjetivo “vetusto” y el verbo en infinitivo “forjar”. Y mi rifismo, si bien antes siempre lo prefiguré, comienza de forma prospectiva a partir de este mi manifiesto.
Antiguamente en mi literatura, en cuanto a las figuras literarias anacrónicas, a mí no me gustaba usar prolepsis (flashforward), sino sólo analepsis (flashback); pero ahora me doy cuenta de que eso era una tontería pues si yo estoy narrando desde el presente, siempre al pasado, puedo usar las tres anacronías: analepsis, prolepsis y flash sideway. Por ende, todas las figuras literarias están permitidas en el rifismo o luxismo literario.
Así entonces, ¡que salga a la luz este nuevo movimiento literario! Cansados ya de tanta estupidez progre, con su censura típica, donde hay cosas que no se pueden decir y temas que no se pueden hablar; nosotros creemos que se puede tratar y dialogar sobre cualquier tema y expresar todo lo que deseemos, y al que no le guste, que no lo lea. Y dentro de ese marco de libertad que deseamos para todos; por supuesto que nosotros los conservadores y tradicionalistas, también tenemos el pleno derecho de expresar nuestros puntos de vista, y por ejemplo, mostrar personajes que insulten (o quemen vivos) a los sodomitas, ya que no se le puede poner límites a la ficción (ni al humor), por más que algunas cosas atenten en contra de los sentimientos de determinadas personas. Si los progres tienen el permiso para blasfemar contra nuestra santa religión y no pasa nada, ¿por qué nosotros los conservadores no vamos a poder blasfemar contra la religión de los progresistas?
De todos modos, el rifismo no incentiva la violencia real (sólo la simbólica, la cual debe existir para que exista libertad); de hecho, podría decirse que el rifismo no incentiva nada (aunque sí lo hace en el fondo), sino que sólo describe hechos. Aunque los progres osen calificar al rifismo como “discurso de odio”, nosotros podremos siempre decir lo mismo del discurso progre; pero más allá de eso, más allá del odio o del amor, más allá de esos sentimientos—y del sentimentalismo progre—existe la razón, la lógica y por ende, ¡el rifismo!
Así pues, desde CELTIC, para todo el mundo, surge y se alza el rifismo. ¡Arriba el realismo idealista fantástico! ¡Arriba el rifismo! ¡Viva CRISTO REY!