AVISO LEGAL

AVISO LEGAL:

¡¡¡LEA CON ATENCIÓN!!!

Reglamento de esta página:

1- En primer lugar aquí se respetan los términos y condiciones de Google/Blogger, al pie de la letra; lo cual se puede leer aquí: http://www.blogger.com/content.g?hl=es

2- Este sitio está protegido por la legislación vigente del Estado de California de los Estados Unidos de América, NO de Uruguay, así que NO es válido ningún intento de censura según leyes de un país donde NO se aloja el sitio. Sin embargo, el administrador del blog, condena cualquier apología del delito, provenga de donde provenga. El administrador del sitio asimismo, no se hace responsable de los comentarios de terceros, sino solamente de sus propios comentarios.

3- Sin prejuicio de lo estipulado en el numeral precedente, el administrador y autor del blog, está protegido por las leyes de la República Oriental del Uruguay, por ser ciudadano natural de la misma; y por ende, él se basa y se protege, según lo dispuesto en el artículo 29 de la Constitución de la República Oriental del Uruguay, el cual afirma: “Es enteramente libre en toda materia la comunicación de pensamientos por palabras, escritos privados o publicados en la prensa, o por cualquier otra forma de divulgación, sin necesidad de previa censura; quedando responsable el autor y, en su caso, el impresor o emisor, con arreglo a la ley por los abusos que cometieron.”

4- El autor del blog profesa la religión católica-apostólica-romana, en su vertiente más ortodoxa, ultramontana, tradicionalista y pre-conciliar, rechazando el falso Concilio Vaticano II, con todas sus reformas y abominaciones litúrgicas; y aquí se intentan guardar fielmente los Diez Mandamientos y seguir fielmente el Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica de siempre, fuera de la cual creo que no existe absolutamente ninguna salvación. En virtud de ello, en este blog, no se permitirá ninguna clase de comentario blasfemo o inmoral, que atente en contra de la fe católica, así como tampoco se permitirá ningún comentario ofensivo en contra del autor del blog.

5- En concordancia con lo anterior, a nadie se lo discriminará en esta página, pero téngase constancia que quien modera los comentarios es exclusivamente el autor del blog, y por eso, no se permitirá ningún comentario blasfemo u ofensivo (sea en contra del autor o en contra de otros usuarios). Quien ofenda al autor, será censurado y baneada su IP, dentro de lo posible; y si alguien difama o injuria contra el autor (delito penal, según el capítulo VI—artículos 333 a 339—del Código Penal de Uruguay), será denunciado a las autoridades competentes, tanto de Blogger/Google como al Departamento de Delitos Complejos-División Informática del Ministerio del Interior de la República Oriental del Uruguay. Asimismo, todo aquél que pretenda censurar o atentar contra este sitio (sea hackeando, tumbeando, con introducción de software malicioso, o por cualquier otro medio), también será denunciado ante las autoridades de Blogger/Google y del Departamento de Delitos Complejos-División Informática del Ministerio del Interior de la República Oriental del Uruguay. Queda por tanto, absolutamente prohibido la apología de la violencia, especialmente contra la Santa Religión Católica.

6- Aquí se respetan los derechos de autor; si usted encuentra que por error, aquí se ha subido material sin los permisos debidos, por favor, infórmelo a través de un comentario y a la brevedad retiraré dicho material.

7- Todo el material original contenido en este blog, es autoría de Nicolás José Gonella Neyra, quien determina que se permite la libre difusión total o parcial, por cualquier medio, de los artículos y revisiones literarias de sus propios libros, siempre y cuando se cite el o los autores de las mismas y se coloque el enlace correspondiente a este blog. Sin embargo, se prohíbe sin autorización expresa por escrito del autor, la distribución total o parcial, de los libros de Nicolás Gonella, que están disponibles para la venta en Lulú.com; sin embargo, los que están disponibles para descarga gratuita, sí podrán ser difundidos libremente, siempre que se cite debidamente al autor. En el caso de los libros publicados en Lulú.com u otras páginas similares, sólo se permitirá citar breves textos de los libros, y siempre mencionando de forma correcta al autor. Todo lo que está permitido citar por el autor, debe siempre hacerse de forma literal o sic, sin modificar nada ni sacarlo fuera de contexto. Quien incumpla estas medidas de respeto al derecho de autor, será denunciado debidamente para ser juzgado, de acuerdo a las leyes correspondientes, como la Ley N° 9.739 y la Ley N° 17.616 de la República Oriental del Uruguay.

Buscar

miércoles, 8 de julio de 2015

Yo tuve un sueño (1)

Lo que sigue a continuación es un poema basado en algo que soñé; me inspiré ciertamente con las cosas que están pasando en el mundo últimamente y así surgió esta idea, que es la primera de una serie de sueños que iré publicando...
Esto es algo que se me ocurrió sobre el sueño y lo dibujé cuando estaba en Neyrápolis, capital del Reino de Neyrosia, C.E.L.T.I.C. (está escrito en saurésrico): 


He aquí el poema: 

Yo tuve un sueño:

El Soñador soñará
Y expresará sus ensueños,
Al tiempo que el Dramaturgo,
Su versión expondrá.

El burgués se guarecerá en su burgo
Y seguirá obedeciendo a sus dueños.
El narigón dará la orden
¡Y el tosco “amor” vencerá!

Pero si el tosco “amor” vence,
¿Acaso creéis que el pulcro odio no dará su revancha?
¡Oh sí! ¡La hecatombe vendrá como avalancha!
Sólo así se disipará el desorden.

Yo tuve un sueño, amigos.
Tuve un sueño, mis testigos.
¡Aplastaremos a nuestros enemigos!
Y la Nariz recibirá lo que merece.

Los herederos de los Tuatha Dé Danann,
Los hijos de la Reina Espectral.
¡Por venganza ellos claman!:
¡El Dragón Blanco en su obra magistral!

Dejemos que la brutalidad ejecute el milagro,
Como profetizaba Urquia en su vaticinio artiguista.
¡También quiero el vino de la sangre carmesí!
Qué caigan las farsas, que se desplomen castillos…

Incineremos el sofá único en el preeminente frenesí,
Para que vuelva el Rey, el señor de los membrillos;
Y con el más terrible y rimbombante onagro,
¡Derribemos las murallas del Imperio Rojista!

Oh hermanos de la cruz y camaradas de la espada,
Que arda en nuestros corazones el verdadero amor:
Un fanatismo que clama con sublime furor,
Lo único capaz de otorgarnos victoria en esta cruzada.  

Creo que es bastante claro a qué se refieren esos versos que he escrito y en resumen, añadiría que no existe amor verdadero sin su contraparte de sano odio, pues no todo amor es bueno y no todo odio es malo, como creen burdamente los progresistas. No es bueno amar al mal, ni es bueno odiar al bien.
Dios nos ha dejado plasmada su Santa Ley en nuestros corazones; yo me atengo a eso y lo hago con el máximo fanatismo y devoción posible, con sana obsesión, con ordenada pasión, pues, ¿qué sería de la vida sin pasión?  Como decía Eva Perón: “El fanatismo es la única fuerza que Dios le dejó al corazón para ganar sus batallas (...) y las ideas tienen su raíz en la inteligencia, pero los ideales tienen su pedestal en el corazón”.
Así que festejen mientras puedan esos desgraciados—pobres almas impías—que dan cátedra de “amor” en presuntas “cortes” con aires de “supremacía”, pero que no tienen la más pálida idea de qué es en verdad el amor. Una vez una ninfita—quien creí buena pero resultó ser impía—me dijo que era “obsesivo”. Ahora comprendo la realidad y la acepto: ¡sí lo soy! Soy obsesivo por el Bien, la Verdad, la Justicia, la Libertad, el Amor, la Belleza, la Pureza, la Amistad, la Honestidad, el Honor, etcétera; soy obsesivo, porque AMO; soy fanático porque CREO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario