AVISO LEGAL

AVISO LEGAL:

¡¡¡LEA CON ATENCIÓN!!!

Reglamento de esta página:

1- En primer lugar aquí se respetan los términos y condiciones de Google/Blogger, al pie de la letra; lo cual se puede leer aquí: http://www.blogger.com/content.g?hl=es

2- Este sitio está protegido por la legislación vigente del Estado de California de los Estados Unidos de América, NO de Uruguay, así que NO es válido ningún intento de censura según leyes de un país donde NO se aloja el sitio. Sin embargo, el administrador del blog, condena cualquier apología del delito, provenga de donde provenga. El administrador del sitio asimismo, no se hace responsable de los comentarios de terceros, sino solamente de sus propios comentarios.

3- Sin prejuicio de lo estipulado en el numeral precedente, el administrador y autor del blog, está protegido por las leyes de la República Oriental del Uruguay, por ser ciudadano natural de la misma; y por ende, él se basa y se protege, según lo dispuesto en el artículo 29 de la Constitución de la República Oriental del Uruguay, el cual afirma: “Es enteramente libre en toda materia la comunicación de pensamientos por palabras, escritos privados o publicados en la prensa, o por cualquier otra forma de divulgación, sin necesidad de previa censura; quedando responsable el autor y, en su caso, el impresor o emisor, con arreglo a la ley por los abusos que cometieron.”

4- El autor del blog profesa la religión católica-apostólica-romana, en su vertiente más ortodoxa, ultramontana, tradicionalista y pre-conciliar, rechazando el falso Concilio Vaticano II, con todas sus reformas y abominaciones litúrgicas; y aquí se intentan guardar fielmente los Diez Mandamientos y seguir fielmente el Magisterio infalible de la Santa Iglesia Católica de siempre, fuera de la cual creo que no existe absolutamente ninguna salvación. En virtud de ello, en este blog, no se permitirá ninguna clase de comentario blasfemo o inmoral, que atente en contra de la fe católica, así como tampoco se permitirá ningún comentario ofensivo en contra del autor del blog.

5- En concordancia con lo anterior, a nadie se lo discriminará en esta página, pero téngase constancia que quien modera los comentarios es exclusivamente el autor del blog, y por eso, no se permitirá ningún comentario blasfemo u ofensivo (sea en contra del autor o en contra de otros usuarios). Quien ofenda al autor, será censurado y baneada su IP, dentro de lo posible; y si alguien difama o injuria contra el autor (delito penal, según el capítulo VI—artículos 333 a 339—del Código Penal de Uruguay), será denunciado a las autoridades competentes, tanto de Blogger/Google como al Departamento de Delitos Complejos-División Informática del Ministerio del Interior de la República Oriental del Uruguay. Asimismo, todo aquél que pretenda censurar o atentar contra este sitio (sea hackeando, tumbeando, con introducción de software malicioso, o por cualquier otro medio), también será denunciado ante las autoridades de Blogger/Google y del Departamento de Delitos Complejos-División Informática del Ministerio del Interior de la República Oriental del Uruguay. Queda por tanto, absolutamente prohibido la apología de la violencia, especialmente contra la Santa Religión Católica.

6- Aquí se respetan los derechos de autor; si usted encuentra que por error, aquí se ha subido material sin los permisos debidos, por favor, infórmelo a través de un comentario y a la brevedad retiraré dicho material.

7- Todo el material original contenido en este blog, es autoría de Nicolás José Gonella Neyra, quien determina que se permite la libre difusión total o parcial, por cualquier medio, de los artículos y revisiones literarias de sus propios libros, siempre y cuando se cite el o los autores de las mismas y se coloque el enlace correspondiente a este blog. Sin embargo, se prohíbe sin autorización expresa por escrito del autor, la distribución total o parcial, de los libros de Nicolás Gonella, que están disponibles para la venta en Lulú.com; sin embargo, los que están disponibles para descarga gratuita, sí podrán ser difundidos libremente, siempre que se cite debidamente al autor. En el caso de los libros publicados en Lulú.com u otras páginas similares, sólo se permitirá citar breves textos de los libros, y siempre mencionando de forma correcta al autor. Todo lo que está permitido citar por el autor, debe siempre hacerse de forma literal o sic, sin modificar nada ni sacarlo fuera de contexto. Quien incumpla estas medidas de respeto al derecho de autor, será denunciado debidamente para ser juzgado, de acuerdo a las leyes correspondientes, como la Ley N° 9.739 y la Ley N° 17.616 de la República Oriental del Uruguay.

Buscar

sábado, 10 de enero de 2015

La Caída al Sol II: En la profundidad

La Caída al Sol II: En la profundidad

Paperback, 243 Pages
This item has not been rated yet
La Caída al Sol II: En la profundidad
Price: $18.70
Ships in 3-5 business days
En esta novela denominada “La Caída al Sol: en la profundidad”, se presentan—además de Tholokko—nuevos personajes. En esta historia la pequeña Helena Hilden, su amigo Eleuterio y un grupo de astronautas de la Patrulla espacial, deberán enfrentarse a unos terribles monstruos denominados séthicos, los cuales provienen desde una dimensión oscura, que se accede a través de las profundidades del satélite Europa. Si en la parte anterior, se nos presentó el mundo de Tierra 5, esta vez se nos agrega además el mundo de Tierra 4, desentrañándose los misterios más profundos del satélite europeo de Júpiter, allá por el siglo XXVI, una época post-apocalíptica en la cual la humanidad se ha reconstruido y se ha lanzado hacia la exploración del espacio exterior. Acompaña esta aventura, donde una vez más, las fuerzas de las tinieblas, amenazan con acabar la paz en la Tierra y exterminar a la humanidad.< Less
HAGA CLIC AQUÍ PARA COMPRAR LA VERSIÓN IMPRESA Y ENCUADERNADA DEL LIBRO.  

La Caída al Sol II: En la profundidad

eBook (PDF), 158 Pages
This item has not been rated yet
Price: $6.88
Download immediately.
En esta novela denominada “La Caída al Sol: en la profundidad”, se presentan—además de Tholokko—nuevos personajes. En esta historia la pequeña Helena Hilden, su amigo Eleuterio y un grupo de astronautas de la Patrulla espacial, deberán enfrentarse a unos terribles monstruos denominados séthicos, los cuales provienen desde una dimensión oscura, que se accede a través de las profundidades del satélite Europa. Si en la parte anterior, se nos presentó el mundo de Tierra 5, esta vez se nos agrega además el mundo de Tierra 4, desentrañándose los misterios más profundos del satélite europeo de Júpiter, allá por el siglo XXVI, una época post-apocalíptica en la cual la humanidad se ha reconstruido y se ha lanzado hacia la exploración del espacio exterior. Acompaña esta aventura, donde una vez más, las fuerzas de las tinieblas, amenazan con acabar la paz en la Tierra y exterminar a la humanidad.< Less
HAGA CLIC AQUÍ PARA DESCARGAR EL E-BOOK. 
 
Prefacio.
Por Emiliano Gonella.


La leyenda.


En la inmensidad del espacio las estrellas descansan, al mismo tiempo que nos guardan secretos que van más allá de nuestra imaginación.
En el antiguo Egipto, nuestra curiosidad era tan grande como nos dicta nuestra naturaleza humana. Un día distinto a otros, cuenta la leyenda que los astrólogos vieron cruzar en el firmamento una gigantesca luz que los cegó por segundos. Por su exuberancia creyeron conocer a un dios, distinto a todos los demás, al cual llamaron Sutej.
Pero con él solo conocieron horror y destrucción, y como castigo debían alabarlo construyendo monumentales estatuas para que les otorgara el perdón momentáneo.
Los siglos fueron transcurriendo y el dolor se hizo moneda común entre los pobladores del imperio egipcio, hasta que un día, un viejo hechicero les mostró que ese tal dios no era más que un ser de otra parte de este universo. Con un extraño libro y un poder incomprensible el hombre derrocó a los dioses y los encerró para siempre en uno de sus monumentos.
La leyenda parecía haber alcanzado su punto final, pero aquellos dioses no estaban dispuestos a perecer…



Emiliano Gonella1 (2014)




Preludio.
Por Nicolás Gonella.

A diferencia de la parte anterior, es decir “La Caída al Sol: la edición de oro”, la cual hice la película antes que el libro; en esta ocasión decidí “hacer las cosas bien”, es decir hacerlas “normalmente”: primero el libro y luego la película.
La idea de esta segunda parte sin embargo, surgió en primera instancia como una sencilla secuela de la primera parte, hasta que una soleada tarde invernal del año 2013 de la era cristiana, le sugerí a mi hermano de sangre—como ya lo había hecho en ocasiones anteriores—que hiciera un cortometraje basado en “algo mío”, y después de discutir por algunos minutos acordamos que haríamos una coproducción audiovisual, un cortometraje o mediometraje basado en una idea de ambos, y así surgió esta idea que le llamamos “En la profundidad” como nombre principal o “Misión Europa” como nombre secundario. Acordamos entonces en que yo escribiría una narración literaria y en dicha narración se basaría el cortometraje homónimo, sólo que mi hermano durante aquella conversación inicial de aquel día—y luego algunas otras cosas en los días subsiguientes—aportó algunas ideas para lo que sería esta obra y obviamente el futuro cortometraje o mediometraje. Luego de tantas planificaciones, esperemos que llegue el cortometraje o quizás el mediometraje, que será la tan esperada continuación de la vieja película “La Caída al Sol”, es decir, su secuela o segunda parte. Muchas veces por cierto, se suele decir que las segundas partes son peores que las primeras, pero yo disiento con esa postura y creo entender que por ejemplo, en esta oportunidad la segunda parte me quedó mejor que la primera, ya que pensé mejor en estos personajes y a algunos los desarrollé de forma más satisfactoria, si bien quizás no tanto como quisiera, lo cual lo dejo pues para la tercera parte, en la cual pondré lo que inicialmente tenía pensado para la segunda entrega de “La Caída al Sol”.

Desde el martes 18 de junio de 2013, comencé a escribir este libro; primero lo hice lentamente, armé un “esqueleto” acerca de lo que trataría la historia y sobre los personajes y luego comencé a rellenar y detallar la historia; hice una pausa a finales de noviembre y durante casi todo el mes de diciembre; a finales de dicho mes proseguí escribiendo, un poquito cada día, y así comencé narrando en enero del 2014, hasta que avancé considerablemente en esta obra; a mediados de enero, paré completamente de escribir y recién continué escribiendo en marzo de 2014, después de haber dado algunos exámenes y de que me hubiera mudado a Ixinia, en la Confederación de Orión. Sucedió en realidad, el jueves 20 de febrero de 2014, un ataque impresionante en la provincia de Coquimbosia, por lo cual, el sábado 22 tuvimos que huir del palacio de Kastelburg-TheCastle, en el módulo espacial imperial Ranger2, llevando todas las cosas rápidamente. Afortunadamente el gobierno orioniano3 nos acogió como asilados diplomáticos y desde entonces hemos estado establecidos en ese campo de refugiados, al oeste de la ciudad de Ixinia, localizado en los cielos bajos de la constelación orioniana. Eso fue así, porque la guerra es dura y larga, pero uno debe continuar en la lucha, puesto que la misma es movimiento y sólo de esta particular forma es que se transmite la llama de la Tradición, pues ésta es algo vivo, algo que tiene movilidad y que avanza siempre hacia adelante, hasta conquistar la victoria absoluta. Y esto todo, había sido por la guerra que se le había declarado a Tebas del Sur, en noviembre del anterior año, en virtud de que eran aliados juapímticos y el Imperio siempre debe expandirse, puesto que su población necesita su espacio vital, su tierra prometida.
Entonces, mientras nuestros ejércitos imperiales, prosiguen actualmente combatiendo en el frente tebano4, mi familia y yo continuamos establecidos en el campamento de Ixinia, y aquí permaneceremos hasta que logremos conquistar el Reino de Tebas del Sur; así que por eso, no puedo evitar sentirme un poco como el profeta Moisés o al menos, como un miembro más del pueblo elegido del Antiguo Testamento, cuando estaban en el éxodo hacia la tierra prometida. Pero que quede bien claro, que el verdadero pueblo elegido de Israel, no es el pueblo judío, sino que es el pueblo cristiano5; somos nosotros los cristianos, el verdadero Israel, y no esa raza maldita de víboras6 que asesinaron vilmente a Nuestro Señor Jesucristo. Debemos volvernos conscientes de este fundamental hecho para nuestra fe, puesto que sólo así la lograremos defender íntegramente en su completa veracidad; por ende, como hijo de la Iglesia de Cristo y de Europa, no puedo evadir a mi deber de combatir con la pluma—y con la espada si fuese necesario—en contra de las fuerzas de la oscuridad.
Esta historia pues, se trata precisamente de eso: de cómo los hijos de la Iglesia y su Santo Imperio (en este caso unos astronautas, unos científicos y unos niños), tienen el deber y la obligación moral de combatir en contra de unos monstruos oscuros denominados séthicos, denominados así por ser descendientes de Seth7, el dios de la destrucción, la fuerza bruta, la guerra, la violencia, lo incontenible y lo tumultuoso.




D. Nicolás José Gonella Neyra.
Ixinia, viernes 21 de marzo de 2014.
1 Escritor uruguayo (cuentista, novelista y guionista), hermano del autor del libro. Prefacio finalizado el sábado 22 de marzo de 2014, a las 18:25 horas.
2 Con forma de camioneta Ford Ranger; véase anexo II, para más información sobre estos módulos.
3 Es decir, de la Confederación de Orión.
4 De Tebas del Sur en este caso.
5 Que reconocemos al Mesías y su Evangelio.
6 Véase en el Evangelio según San Mateo 23:35, cuando N.S. Jesucristo califica a los judíos como “serpientes y raza de víboras”.
7 Seth” o “Set” es el nombre en griego (y se corresponde a la deidad Tifón); su nombre egipcio es “Suty”, “Sutej”, “Setesh” o “Seteh”. Durante el Imperio Nuevo (1552-1305 a.C., en nuestro universo, según la cronología oficial) fue considerado como un dios protector, pero en lo demás fue considerado el opuesto a Osiris, hermano envidioso, representante del mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario